Imagen Termográfica

 termicas

Los métodos de diagnóstico por imagen son una herramienta muy eficaz a la hora de valorar múltiples dolencias.

 

Ahora disponemos de un nuevo servicio de diagnóstico por termografía.

 

Esta prueba combinada con otras formas de evaluación mediante imágenes como ecografía y radiología digital ayudan enormemente en el diagnóstico de potenciales problemas.

Aquí si podemos aplicar aquello de “una imagen vale más que mil palabras”.

La superficie corporal del caballo emite radiación infrarroja que puede ser detectada por una cámara infrarroja. La cámara produce una imagen en color que muestra la variación en la temperatura de la superficie a través de la zona investigada. La temperatura está directamente relacionada con la presencia de vasos sanguíneos cerca de la piel, por lo que el método puede detectar lesiones o regiones con flujo de sangre anormal, y por lo tanto ayudar a localizar el origen del problema. La termografía es una prueba no invasiva ya que no hay ningún contacto.

Se observa el resultado en tiempo real y revela cambios en la fisiología a medida que ocurren en vez de mirar los tejidos después de que han sido dañados. Obtenemos una visión inmediata de los intentos fisiológicos del cuerpo para normalizar su sistema aquí y ahora, un cambio de temperatura es lo primero que cambia cuando las cosas van mal.

Es un método muy fiable para saber si:

Hay dolor o inflamación de la espalda.
 Comprobar el ajuste correcto de una montura.
Dolor facial relacionado con problemas en los dientes o mandíbula.
 Problemas en las articulaciones y el sistema músculo-esquelético.
 Problemas de tejidos blandos.
 Uso asimétrico del cuerpo.
 Desgarros musculares, contusiones y esguinces.
 Zonas frías con la falta de sangre o nervio de suministro.
 Hay mala circulación en las extremidades.
 Caliente del pie debido a una infección o hematomas
 Localizar el área de un absceso o hematoma.
 Conocer el nivel de recuperación de una lesión…